Mis Seguidores

martes, 2 de abril de 2013

Manuales! Comunicación/Orador


MANUAL DE UN ORADOR
 Es importante resaltar que cada orador tiene su estilo,  independientemente del tema que vaya a presentar. Pienso que fuera de la presencia que debe mantener el orador, es importantísima su conducta y como hace llegar el tema a su público, el orador como bien lo dice el libro debe abrir bien sus oídos pero para con el mismo, debe conectar su lengua con su cerebro. Un buen orador debe ser emotivo, debe estar claro de cuáles son los mensajes principales, moralejas que dejara de acuerdo a su tema y donde sea su presentación.
Es extenso e infinito la cantidad de rangos y características que podrían darse en un manual para un orador pero es justa la seguridad y calidad del orador y es algo que se va desarrollando con el tiempo, porque muchas cosas repercuten hasta lo más mínimo que podría hacer que un orador tenga fallas. Pero la idea de este manual es enfrentarlas, practicar y mejorarlas, evitar que existan.

MANUAL DE LA COMUNICACIÓN ORAL
 Es verdad que hay muchas normas, libros, reglas  pero muy directo al grano se puede decir que la comunicación es netamente la participación del conocimiento y la experiencia, es una habilidad pero también es una concentración. Cuando nos comunicamos debemos estar seguros de lo que hablamos, así sea el tema más sencillo del mundo, de manera que el mensaje sea enviado al receptor. El sentido de las palabras, los gestos, como se expresa la persona a la hora de dirigirse a alguien son las características principales en cualquier comunicación oral y si estas no se tienen, difícilmente se podría llegar a emitir un buen mensaje.

Pero también es cierto que el mensaje podría ser muy bueno pero si el receptor no tiene su concentración en ello, participaría como elemento negativo. Realmente se necesita de ambas partes su función. Toda comunicación oral tiene bases y sentido, por lo tanto como todo el mundo no se sabe dirigir de forma oral y otras personas no saben marcar su concentración, quiere decir que no todo el mundo está acto para desenvolverse en una comunicación oral.